Para recibir el Reconocimiento de Ciudad Amiga de la Infancia, los Gobiernos Locales deben cumplir una serie de requisitos. Uno de ellos consiste en contar con un Plan Local de Infancia y Adolescencia. Este Plan debe tener un sistema de seguimiento y evaluación, con indicadores, que permita medir los logros alcanzados, y por tanto la eficacia de la política de infancia.

Esta Guía, incluida en la Caja de herramientas del Reconocimiento, tiene como objetivo contribuir a reforzar en las Entidades Locales la función y el proceso de seguimiento de los Planes Locales de Infancia y Adolescencia (PLIA), con un enfoque de Gestión Basada en Resultados y teniendo a la vista el conjunto de procesos que componen el ciclo de planificación de una política local de infancia y adolescencia.

Ir al contenido