¿Es posible combatir la pobreza energética con agua y lejía? ¿Acabar con el estigma del autismo? ¿Frenar el cambio climático? Dicho de otra forma, ¿es posible cambiar el mundo? Muchos jóvenes creen que sí y ya lo están haciendo. Si no lo creen, sigan leyendo.

Dar voz al autismo
img_0167

A Global Voice for Autism

Durante un viaje a Jerusalén, Melissa conoció a una mujer en Cisjordania que mantenía encerrada a su hija autista debido al estigma que provoca este trastorno en su comunidad y a la falta de recursos para apoyarla. Al descubrir que este problema era compartido por otras familias en la misma comunidad, y tras comprobar que su país, Estados Unidos, no disponía de ayudas para apoyar estos casos, Melissa fundó su propia organización. Dos años después, A Global Voice for Autism ayuda a las familias de los territorios palestinos a fomentar un ambiente saludable para sus hijos con autismo. Además, está presente en Jordania, en los campos de refugiados sirios en Turquía o entre la comunidad somalí asentada en Minnesota.

Jóvenes contra el cambio climático

cambio-climatico
Desde Francia, un grupo de chicas se propuso sensibilizar a la juventud del planeta sobre temas relacionados con el medioambiente, fomentar la educación y la acción sobre el cambio climático a nivel local y crear una joven comunidad internacional de líderes sobre el clima. Así nació, en 2013, COP in MyCity, un proyecto internacional que canaliza su impacto mediante tres acciones: la formación, las simulaciones de roles y la movilización. En un solo año (2015), su trabajo ha llegado a más de 8.000 personas a través de más de 130 eventos organizados en 28 países en cinco continentes. La organización cuenta con un equipo de voluntarias que coordinan el proyecto.

Iluminar sus vidas
Shashank Bhosale, Liter of Light USA

Shashank Bhosale, Liter of Light USA

Una botella de plástico, un litro de agua y unas gotas de lejía. Tres ingredientes para cambiar la vida a millones de personas. El invento de un brasileño (Alfredo Mosed), desarrollado en una universidad estadounidense (MIT) e implementado en un país asiático (Filipinas), se ha convertido gracias a Liter of Light (litro de luz) en un movimiento global que busca proporcionar luz solar sostenible y asequible a las personas con acceso limitado o nulo a la electricidad.

A través de una red de colaboradores en más de 15 países, los voluntarios de Liter of Light enseñan a las habitantes de comunidades dejadas de lado cómo utilizar botellas de plástico reciclado y materiales de origen local para iluminar sus hogares, negocios y calles. A día de hoy, más de 700.000 litros de luz iluminan las vidas de cientos de miles de personas con este ingenioso sistema equivalente a una bombilla de 55 vatios. Esta tecnología abierta ha sido reconocida por Naciones Unidas y adoptada para su uso en algunos campos de refugiados de ACNUR. El proyecto fue reconocido en 2015 con el Zayed Future Energy Prize y obtuvo el World Habitat Award.

Estas increíbles iniciativas y muchas más han sido recogidas en la primera edición de Youth Solutions Report, un informe que identifica 50 proyectos liderados por jóvenes y que tienen como objetivo resolver alguno de los grandes problemas globales del planeta y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La publicación es obra de SDSN Youth, la división de jóvenes de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible que dirige Jeffrey Sachs. Sobre el informe, el economista estadounidense dice lo siguiente: “Se trata de la prueba más convincente hasta la fecha de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible pueden movilizar a la juventud del mundo para trazar un nuevo rumbo hacia un futuro inteligente, justo y sostenible. ¡Hurra!”.

RECURSOS

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter