Histórico

Los Manifiestos

Al finalizar cada encuentro, niños, niñas y adolescentes llegan a conclusiones por cada tema trabajado y se elabora un Manifiesto. Este documento tiene el propósito de consolidar las propuestas y las conclusiones trabajadas. Los encuentros no terminan el fin de semana de su realización, sino que con estas conclusiones los consejos pueden seguir trabajando: presentan las conclusiones ante los responsables políticos locales, las comparten con sus compañeros y compañeras de consejo que no han asistido y se hacen llegar a otras instancias, como gobiernos autonómicos y en el Congreso de Diputados se han realizado comparecencias específicas con el contenido de los Manifiestos.

¿Cuáles han sido las principales conclusiones de los Encuentros?

Manifiesto de Avilés (2010).

La importancia de la participación es el elemento central, es decir, chicos y chicas sienten que no se les escucha suficientemente y manifiestan la importancia en seguir participando y manteniendo contacto con diferentes consejos para el intercambio de ideas. Apelan por la continuidad de los encuentros considerando una participación universal y sin discriminación.

Manifiesto de Málaga (2012).

Niños y niñas se comprometen a trabajar por sus municipios, solicitando que sus propuestas sean tenidas en cuenta por las alcaldías. Centrados en la crisis económica, manifiestan su preocupación por esta situación y la necesidad de inversión en salud y educación. Proponen, además, tener más información sobre redes sociales y actuar en contra del bullying, planteando actuar como mediadores/as ellos mismos.

Manifiesto de Guadalajara (2014).  

En relación a la situación de discapacidad, los consejos inciden en que el problema son los obstáculos y los gobiernos deben destinar recursos y dar oportunidades. En cuanto al sistema educativo, solicitan que todos los centros educativos tengan los mismos recursos. La crisis económica sigue siendo un tema de preocupación y evidencian el estrés que sienten las familias. La prevención del ciberbullying y seguir participando en todos los espacios donde sea posible son también sus reivindicaciones.

Manifiesto de Santander (2016).

Chicos y chicas solicitan que la educación sea práctica y no tan teórica, tener docentes más especializados y poder reutilizar los libros. Por otro lado, a nivel de protección inciden en la importancia de la prevención, fomentar la conciliación familiar. Sobre el componente de salud, demandan un acceso a la salud gratuito y mundial, así como la apertura de las fronteras para acoger a refugiados.

Manifiesto de Oviedo (2018).

Las temáticas del encuentro fueron específicamente propuestas por el primer grupo impulsor. Las conclusiones se centraron en redes sociales y ciberbullying, con aspectos concretos para la prevención (no agregar a desconocidos, utilizar un avatar); en el ámbito educativo es necesario visibilizar a grupos minoritarios para fomentar el respeto, y diversificar los contenidos educativos para educar en la diversidad. Educación útil y práctica, igualdad de género y poner atención con medidas concretas en el medio ambiente son centrales en este encuentro.

Comparte este artículo