Fotografía: ©UNICEF Comité Español/2016/Hugo PalottoEl viernes 13 de mayo, cuando gran parte de la población española se rendía al descanso del fin de semana, un grupo de niños, niñas y adolescentes se reunía en Ávila.

El objetivo: organizar el III Encuentro autonómico de Consejos de Infancia y Adolescencia de Castilla y León.

“Era una reunión entre los miembros abulenses que formamos el Congreso de la Infancia para comenzar con los preparativos y la recepción de los demás miembros de otras comunidades”, explica Sergio, uno de los artífices del encuentro.

Durante los días 14 y 15 de mayo, iba a generarse en Ávila un espacio de intercambio entre niños y adolescentes en el que se trabajaría y debatiría sobre igualdad de género, acoso escolar y convivencia intercultural.

Aquel evento requería organizarse y coordinarse. Siguiendo con las coordenadas acordadas, Sergio apuntó en su libreta la sucesión de los acontecimientos.

“El sábado día 14 nos convocaron a las 09:00 de la mañana para ir recibiendo a las personas que llegaban de fuera. León, Salamanca, Palencia, Ponferrada o Segovia fueron algunas de las ciudades de estos participantes. La recepción tuvo lugar en el centro sociocultural Vicente Ferrer y después de su llegada realizamos grupos para debatir sobre los temas acordados. A continuación tuvo lugar una visita guiada a la Muralla de Avila. A la hora del mediodía tuvo lugar la comida en un restaurante abulense llamado “El Labrador”, escribía Sergio. “Por la tarde tuvimos la oportunidad de visitarlos Cuatro Postes. Después volvimos al Centro Vicente Ferrer para compartir conclusiones y exponer ideas. Para terminar hicimos un gynkana por el Casco Historico.”

Un intercambio de experiencias y de conciencias

Bajo el lema Vivir=Convivir, en el Encuentro participaron 70 niñas y niños que tuvieron oportunidad para conocerse, intercambiar experiencias y tomar conciencia de la importancia de la participación infantil.

Los niños pertenecen a distintos municipios de Castilla y León reconocidos como ciudades amigas de la infancia (Carbajosa de la Sagrada, Segovia, San Cristobal de Segovia, Santa Marta de Tormes, Villamayor de Armuña, Ponferrada, León o Palencia), así como Salamanca que optan este año al reconocimiento.

Entre las participantes y organizadoras, también estaba Laura, que al igual que Sergio, apuntó reflexiones en una libreta.

“Dicen que los mejores momentos pasan a la velocidad del viento, los buenos días se convierten en grandes recuerdos, que hay instantes que se quedan grabados con tinta en la memoria….. Puedo confirmar todo esto gracias a aquellos 14 y 15 de Mayo”.

Laura y Sergio en el III Encuentro autonómico de Consejos de Infancia y Adolescencia de Castilla y León

 

Para Laura, fueron especialmente importantes, las relaciones que se generaron en el Encuentro. Poner cara y voz a otros jóvenes participando en Consejos de sus localides. “Desde el primer momento congeniamos con cada congresista y era fácil de palpar la buena sintonía entre todos mediante bromas, piques cariñosos, intercambios de buenas experiencias y sobretodo muchas risas.”

Sentada en la mesa, apunto de comer, Laura escribió: “Nos dijeron que allí debíamos sentarnos de tal forma que tuviésemos a ambos lados una persona de un municipio diferente al que pertenecíamos….. y la idea resultó un éxito ya que todos disfrutamos de nuestra inhabitual compañía a la hora de comer. Personalmente, se desarrolló un momento muy cómico cuando tomamos la tarta que difícilmente olvidaré. A continuación, llevamos a nuestros visitantes a los cuatro postes donde disfrutaron de las vistas y nos hicimos fotos juntos para la posteridad.”

Laura apuntó muchas más cosas: las reflexiones sobre el debate, la exposición de conclusiones, la Gymkana, escribió sobre el compartir con el resto los “rincones secretos de su ciudad”. El último día, había que recopilar lo compartido. “Realizamos una actividad por grupos en la cual el objetivo era formar un gran mural conjunto. Después nos marchamos al Auditorio de San Francisco para dar comienzo al Pleno Extraordinario donde nuestras propuestas fueron escuchadas con atención, personalmente fue muy emocionante el agradecimiento individual que nos hicieron desde el Ayuntamiento a cada miembro del Consejo de Ávila.

En el último párrafo de su libreta, Laura se rodeó de palabras de agradecimientos. “Tras una larga e intensa jornada, con muchos abrazos y besos de despedida, fotos, e intercambio de números de teléfono finalizaron estos dos días mágicos. Todo esto ha sido posible gracias al esfuerzo y dedicación del Ayuntamiento de Ávila, de cada voluntario, monitores de actividades, de los miembros del Consejo, técnicos y congresistas…mención especial a Unicef por poner su confianza en nosotros y apoyarnos en este proyecto tan especial que no olvidaremos.”.

El domingo 15 de mayo, cuando la gran parte de la población se preparaba para la vuelta al trabajo, un grupo de niños, niñas y adolescentes despedía un encuentro de experiencias con abrazos.

 

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter