El primer Campus de Pensadores Urbanos tuvo lugar en 2014 en Caserta, Italia.

A menos de 40 kilómetros de Nápoles, Caserta es conocida mundialmente desde que Carlos de Borbón decidiera hace más de 300 años construir allí su residencia, el Palacio Real más grande jamás construido. Hace apenas tres años, la ciudad volvía a cobrar notoriedad internacional cuando el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Habitat) escogió la ciudad italiana para lanzar un proyecto denominado “Pensadores urbanos“.

Bajo el lema “La ciudad que necesitamos”, alrededor de 200 personas se reunieron en Caserta para compartir ideas sobre el futuro de las ciudades. Al evento acudieron filósofos, escritores, periodistas, blogueros, urbanistas, realizadores y diseñadores con el fin de compartir ideas y construir una posición conjunta para reflexionar sobre los retos de la globalización, en busca de soluciones conjuntas para el desarrollo de las ciudades del futuro. El Campus, convertido en una plataforma internacional de pensamiento a favor de una urbanización sostenible, pretendía generar consensos en el ámbito del diseño y la planificación para contribuir a la Nueva Agenda Urbana.

Desde aquella primera reunión en Caserta, más de 8.000 personas de más de 100 países se sumaron a la iniciativa, y al menos 2.000 organizaciones han colaborado en representación de colectivos diversos, entre los que se encuentran mujeres, niños y jóvenes, sindicatos y trabajadores, índigenas, medios de comunicación, empresas, fundaciones, etc.

Nuevo paradigma urbano

Las recomendaciones planteadas en todos esos Campus Urbanos fueron posteriormente recopiladas en La Ciudad que Necesitamos 2.0, un manifiesto que culminaba un proceso de consenso sin precedentes en el que se dio voz a todos los actores a través de un modelo descentralizado. Su visión, que planteaba un nuevo paradigma urbano para el siglo XXI, fue compartida con el mundo antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III).

Tras la conferencia de Quito, ONU-Hábitat —a través de la Campaña Urbana Mundial— volvió a convocar a asociaciones civiles, comunidades, autoridades locales e investigadores y profesionales de todo el mundo a participar en la segunda fase de los Campus de Pensadores Urbanos. Esta nueva edición 2.0 nacía como espacios abiertos para el intercambio crítico de ideas y propuestas para implementar la Nueva Agenda Urbana.

Nueve ciudades europeas, entre ellas Madrid y Barcelona con dos eventos cada una, participan en estos nuevos Campus de Pensadores Urbanos (las otras son Palermo, Roma, Belfast, Grenoble, Manheim, Estrasburgo y Atenas). Bajo el lema “Compartiendo Diseño, Innovación y Tecnología para la prosperidad de la ciudad”, el encuentro celebrado en octubre en Madrid sirvió para explorar el papel del diseño en la mejora de las condiciones de vida en las ciudades. También se buscaba establecer los parámetros cuyo control debe desarrollarse a través de acciones concretas de seguimiento y evaluación del mantenimiento y crecimiento sostenible de la prosperidad urbana. Para experimentar nuevas prácticas que puedan inspirar a los participantes en sus propuestas, se celebraron diversos laboratorios urbanos centrados en nuevas ideas e innovación en torno a los datos masivos, las ciudades inteligentes o la movilidad de los ciudadanos.

En el marco del proyecto de la Red Global para Ciudades más Seguras (RGCS), Barcelona celebraba el pasado 14 de noviembre el Campus de Pensadores Urbanos para Ciudades más Seguras. El objetivo era debatir sobre la prevención de la delincuencia y la violencia desde los enfoques institucionales, situacionales y sociales. Además de contribuir al debate sobre la coproducción de políticas de seguridad urbana, las sesiones del Campus facilitaron un intercambio de conocimientos dirigido a trazar directrices para la mejora de las políticas de la ciudad, estandarizar estrategias exitosas e innovar en herramientas para la prevención del crimen y la violencia, haciendo de los espacios públicos de las ciudades espacios generadores de paz e inclusión.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter