Un día cualquiera, como hoy, más de 160 hogares serán desahuciados en España. La mayoría (entre un 70% y un 80%, según UNICEF) serán familias con hijos e hijas menores a su cargo. Así lo auguran las cifras del Instituto Nacional de Estadística, que en la última década ha registrado más de medio millón de ejecuciones hipotecarias en nuestro país.

Sin embargo, se desconoce la cifra oficial de niños, niñas y adolescentes afectados, un déficit estadístico que ha contribuido a silenciar el problema y mantenerlo oculto lejos del foco de la agenda política. Con el lanzamiento de la web Infancia y desahucios, el Grupo de Infancia de PAH Madrid busca hacer visibles a los niños que son expulsados de sus casas.

Salir de la oscuridad

Vivir un desahucio es, sobre todo, gestionar el desborde, la exclusión, la tristeza y el miedo, el “miedo a saber que te quedarás en la oscuridad, a que te olviden”. Así lo expresó Diego, de 6 años, uno de los niños y niñas que participaron en un estudio colectivo impulsado por PAH Madrid, Enclave de Evaluación y Enfoque de Derechos de la Infancia y Qiteria. Durante los dos años que duró la investigación, el grupo de trabajo impulsado por las tres organizaciones recogió las voces de niñas, niños, adolescentes y familias en riesgo de desahucio para compartir cómo lo viven sus protagonistas y visibilizar las implicaciones que tienen las ejecuciones hipotecarias en la infancia.

El trabajo vio la luz a finales de 2016 bajo el título “Te quedarás en la oscuridad. Desahucios, familias e infancia desde un enfoque de derechos”. A raíz de la investigación, se puso en marcha el Grupo de Infancia de PAH Madrid, encargado de impulsar iniciativas y hacer visibles a los niños, niñas y adolescentes que son expulsados de sus casas.

Fruto de esa labor colectiva acaba de nacer Infancia y Desahucios, una web para sacar definitivamente a la luz un tema que ha permanecido demasiado tiempo oculto, fuera de la agenda política. Entre otras cosas, en sus distintas secciones se informa de cómo actuar desde la Justicia, el activismo, la escuela y los hogares, se aborda el déficit de información estadística y se comparten voces reconocidas a favor de los derechos y la protección de la infancia.

Escuela de Derechos

Joana Miguelena, investigadora de la Universidad del País Vasco premiada por UNICEF por un trabajo académico sobre los derechos de las niñas, niños y adolescentes en situación de desahucio, consideraba hace tiempo que “los derechos de la infancia son una asignatura pendiente de toda la sociedad, no simplemente en un caso de desahucio, sino en muchas otras ocasiones”. En los procedimientos judiciales de ejecución hipotecaria, afirmaba Miguelena tras recibir el premio, “la infancia no está, no se le escucha, ni se considera que la vivienda es un interés superior para ellos y ellas. En las familias también se le intenta ocultar la situación, parece como que infravalorásemos las capacidades de las niñas y niños para poder entender qué está sucediendo. Tienen derecho a saber lo que ocurre y a exigir que se cumplan y se garanticen sus derechos”.

PAH Madrid

En línea con estas palabras, el Grupo de Infancia de PAH Madrid apuesta por el empoderamiento y el protagonismo de la infancia a través de una Escuela de Derechos, un espacio de encuentro y formación surgido a partir de los talleres realizados con niños y niñas durante el proceso de elaboración del informe “Te quedarás en la oscuridad”.  Según sus impulsores, se trata de proyecto “acogedor y divertido, que posibilitando el encuentro y las relaciones afectivas entre las personas que en ella participan, busca que los niños y niñas sean protagonistas en garantizar el cumplimento de sus derechos”.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter