Las elecciones del próximo 20 de diciembre se producen en un escenario nacional e internacional complejo desde el punto de vista económico y social. Los partidos políticos tendrán que hacer un esfuerzo especial para que sus propuestas sean realistas ante un panorama cambiante y el nuevo escenario que marcan los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 (ODS).

El próximo año 2016 se presenta una nueva oportunidad para una regeneración política y social que nos permita reconsiderar algunas decisiones derivadas de la crisis. Estos últimos meses, desde UNICEF Comité Español hemos estado manteniendo reuniones con los principales partidos políticos para que los temas relacionados con la infancia fueran una prioridad en sus programas para las elecciones generales de diciembre.

Aunque los niños y niñas no voten, los problemas y desafíos que afronta la infancia dentro y fuera de nuestras fronteras son claves, no solo para el bienestar y el cumplimiento de sus derechos, sino para el desarrollo sostenible y equitativo de nuestro país y del mundo.

ELECCIONES 2015: LA INVERSIÓN EN INFANCIA, UNA APUESTA INTELIGENTE

En un documento de propuestas para los programas electorales 2015 reflejamos cuáles serían a nuestro entender las 22 medidas más relevantes que contribuirían a hacer de España un modelo de país amigo de la infancia. Una serie de medidas estructuradas en torno a la idea de un necesario Pacto de Estado por la Infancia y que la inversión en infancia es una de las apuestas más inteligentes que puede hacer un país. Se trata de propuestas muy concretas y propositivas en torno a la dotación de recursos, a la educación y el acceso a los servicios básicos (salud, vivienda, energía), a la equidad y la inclusión social (como una amplia prestación por niño a cargo) y a la cooperación al desarrollo.

El efecto de las medidas sugeridas en estos cuatro ámbitos (inversión, servicios, equidad y cooperación) debe contribuir al logro de las cuatro metas que hemos planteado a los partidos para el final de la próxima legislatura, invitándolos a asumirlas como propias:

1) Aumentar la inversión pública en la protección social de las familias y la infancia, que actualmente se sitúa en el 1,4% del PIB, hasta la media europea del 2,2%.

2) Disminuir el abandono escolar temprano y el fracaso escolar hasta el 15%, de acuerdo con las metas de la Estrategia 2020 de la Comisión Europea. Partimos de un 21,3% de abandono y un 24,6% de fracaso escolar.

3) Reducir la pobreza infantil en 690.000 niños y niñas hasta 2020, en coherencia también con los compromisos de nuestro país con la Unión Europea. Actualmente hay en nuestro país casi tres millones de niños en riesgo de pobreza o exclusión social.

4) Aumentar la Ayuda Oficial al Desarrollo hasta el 0,4% de la Renta Nacional Bruta, partiendo del 0,2% actual.

ELECCIONES 2015: CON LA MIRADA PUESTA EN LOS ODS

Un pacto, cuatro metas y 22 medidas que, en este contexto nacional e internacional, quieren contribuir a que los recientemente aprobados ODS sean una realidad también en España. Y que esos 17 objetivos contribuyan a hacer de nuestro planeta un lugar más justo, más equitativo y más habitable. Y eso solo se puede hacer contando con los niños, también en los programas electorales.

Los niños y niñas españoles les piden a los políticos

 

 

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter