“Hoy es el día, finalmente ya se lo que pasará. Se llama desahucio y nos van a echar de casa por algo llamado hipoteca, una bruja o algo peor que es amiga de los del banco. Todos tenemos miedo, mis padres miran a su alrededor….”

Las líneas, suspiros, pertenecen al cuento Cuando perdemos el miedo, que relata la experiencia de un desahucio a través de la mirada de una niña de 7 años. Cuando Lúa Todó escribió el relato, tenía 12 años, lo grabó con su voz y se lo envío al colectivo Comsoc, que desde 2009 organiza el Concurso de podcast Cuentos del Mundo. Su relato quedó finalista junto a otras 23 historias más y  hace unos meses se convirtió en un maravilloso cuento, ilustrado por Joan Turu, que ahora quiere llegar a todas las bibliotecas, escuelas y hogares de España.

¿Por qué? Porque en España más de 100.000 familias perdieron su lugar de residencia habitual a causa de los desahucios y porque para tratar de entender la realidad, es necesario contarla.

No es fácil explicar a un niño o a una niña lo que significa un desahucio, pero mucho más difícil es que un niño o una niña entienda por qué tiene que abandonar su hogar. El libro responde a preguntas como, ¿de qué manera empezamos a hablar con familiares y vecinos para explicarles la situación? ¿Cómo organizarse cuando ocurre algo así? ¿Cómo ayudar a una persona cercana que está pasando por un desahucio?

Junto con su madre, Lúa, que ahora tiene 15 años, ha podido escuchar los relatos de muchas familias que han sufrido las consecuencias de tener que salir de su hogar. No solo los ha escuchado, sino que le han servido para ponerse en su lugar. “Con el cuento he querido plasmar valores como la solidaridad, el apoyo, la empatía y la valentía de aquellos y aquellas que luchan por una vida digna”, explica la propia Lúa a través de la campaña de crowfunding con la que Pol·len Edicions y Comsoc – Comunicació Social han impulsado la edición del libro. 

Conscientes de que el cuento puede servir para explicar a otros niños y niñas la realidad de muchas familias en nuestro país, el cuento incluye una guía didáctica para trabajar en el aula e invitan a los ayuntamientos a que compartan la publicación para incluirlas en las bibliotecas y escuelas de los municipios.

La vulneración de derechos de la infancia en los procesos de desahucio

La pérdida del hogar tiene efectos en los niños que va mucha más allá del desahucio. “Aunque queden vulnerados los derechos de la infancia en los procesos de desahucio, no es algo puntual, es algo que va a perdurar en el tiempo. La deuda que tienen sus madres y padres no cesa con la pérdida de la vivienda. La deuda será la mochila que lleve la familia durante muchos años, y gran parte del ejercicio de sus derechos se verán influenciados por esta mochila.”

Así lo explica,  Joana Miguelena en su investigación sobre la vulneración de los derechos de la infancia en los procesos de desahucio premiada en el concurso de Propuestas de Innovación para la Infancia con la que además de contextualizar el fenómeno de la pérdida de vivienda, quisieron analizar los derechos de la infancia que se vulneran a través de entrevistas a las familias y los niños afectados en la provincia de Guipúzkoa, en el País Vasco.

Partiendo de la idea de que los derechos humanos son interdependientes e indivisibles, es decir, que vulnerando uno estaríamos vulnerando todos los demás, la investigación va desgranando cada uno de los derechos de la infancia que no son garantizados en los procesos de desahucio.

verkami_688b50dee7e8308e8f5db528088c95ef

Para la autora, el niño ve vulnerado su derecho a la no discriminación y a la participación; se ven vulnerados su derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo por la imposibilidad de las familias de hacer frente a gastos de alimentación y otro gastos, esto es, necesidades básicas de las personas; su derecho a la identidad, la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares sin injerencias ilícitas, se ve vulnerado en el momento que tiene que salir de su casa, así como su derecho al ocio.

La investigación reflexiona sobre la vulneración del derecho a la unidad familiar: “la realidad de nuestros resultados nos ha dejado una fotografía por lo menos alarmante a nuestro juicio, incrementándose las ocasiones o veces en las que madres acuden a Diputación a entregar sus hijas e hijos, recién nacidos o no, como respuesta a su desesperación o la falta de recursos con la intención de que su hija o hijo tenga la vida digna que ella no puede ofrecerle.” La vulneración existe, según la propia autora, desde el propio Estado ya que si hubiera ayudas como para poder cubrir necesidades básicas, algunas de esas madres no se verían en la necesidad de pensar en la idea de separarse de sus hijos.

El proceso de desahucio vulnera así mismo el derecho a la educación de los niños, no solo por el cambio emocional que provoca, con su consiguiente efecto en el rendimiento escolar, sino porque muchos centros no ofrecen facilidades y apoyos para las familias que no pueden pagar las cuotas (de comedor o de material escolar, por ejemplo).

Los derechos de los niños y niñas, recuerda la investigación, se ven vulnerados desde el momento que un elemento tan primordial como es la vivienda para un o una menor, recogida en distintos tratados sobre los Derechos Humanos e incluso en la propia Constitución, no se garantiza.

Recursos

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter