En su camino hacia el reconocimiento como Ciudad Amiga de la Infancia en 2018, Bilbao ha convocado a los niños, niñas y adolescentes para recoger su visión sobre el municipio y la realidad que les rodea

18119389_752723541571688_7693834758036212171_n

Niños y niñas de Bilbao participan junto al alcalde de la ciudad en los talleres celebrados en Bilborock

El corrector es un chip que se pone a las personas al nacer y que produce una descarga eléctrica a su portador cuando se mete con alguien sin papeles. Mediante un calambrazo, la pulsera anti-mala gente es capaz de convencer al más reticente para que deje acudir al colegio a los hijos de las personas en situación irregular. La empapeladora es una máquina mucho más ambiciosa: proporciona automáticamente a los inmigrantes irregulares los mismos papeles y derechos que tienen los demás ciudadanos.

Aunque aún no se ha patentado (que sepamos) la tecnología que los haga posibles, estos dispositivos ya existen en la imaginación de los niños y adolescentes de Bilbao que participaron en unos talleres reflexión celebrados en el centro municipal Bilborock los días 25, 26 y 27 de abril. A través de distintas dinámicas, los participantes transmitieron a los responsables públicos su visión de la ciudad y de los problemas que les rodean y aportaron soluciones tan originales como las mencionadas. Tal y como figura en las actas visuales de los talleres, entre otras muchas cosas los niños propusieron escuelas y transporte público gratuitos, móviles para alertar de actitudes racistas, columpios cubiertos para los días de lluvia……

En total, cerca de 150 niñas, niños y adolescentes de siete centros escolares participaron en esta iniciativa impulsada por el Ayuntamiento y UNICEF Comité País Vasco para ayudar al consistorio a elaborar un Diagnóstico sobre la realidad de la Infancia y la adolescencia en Bilbao. A las opiniones recogidas a través de estos talleres se sumarán los resultados de más de 2.000 encuestas dirigidas al alumnado de entre 3º de primaria y 4º de ESO para recoger su visión sobre el municipio y la realidad que les rodea.

El cuestionario es anónimo y se está facilitando a los centros educativos en versión impresa y online, tanto en castellano como en euskera. En sus cuatro páginas de extensión, el documento busca, entre otras cosas, pulsar la opinión de los más jóvenes sobre los espacios públicos e infraestructuras disponibles en la ciudad o conocer sus gustos y aficiones. También servirá para averiguar su nivel de conocimiento de los derechos de infancia o si se sienten escuchados tanto por los adultos como por el Ayuntamiento.

Fotografiar la realidad

La elaboración de este diagnóstico, uno de los requisitos para obtener el reconocimiento CAI, permitirá al gobierno local “obtener una fotografía de la realidad de la infancia y la adolescencia en relación con sus derechos priorizando la óptica de las y los propios protagonistas”. Además, servirá como referencia para elaborar un Plan Municipal de Infancia y Adolescencia que dé respuesta a las necesidades y derechos del colectivo en el marco de las competencias del gobierno local.

protagonistas

Según el propio alcalde, la apuesta de bilbaína por convertirse en Ciudad Amiga de la Infancia “resulta una excelente oportunidad para incorporar la mirada de los niños y niñas en las políticas municipales, y para promover espacios de aprendizaje colectivo entre las y los niños, adolescentes y el mundo adulto.”

En ese camino hacia 2018 está previsto crear este mismo año un Consejo Municipal de Infancia y Adolescencia. La idea es contar con un órgano permanente de representación de la infancia y la adolescencia que permita su participación en el marco del gobierno local. En ese sentido, a partir de este mismo mes de mayo se comenzará un trabajo de contacto con los centros escolares del municipio para presentarles la iniciativa e invitarles a que se sumen ofreciendo a su alumnado la posibilidad de participar en las elecciones de los y las 45 representantes del Consejo. La previsión es que el primer pleno, que estará presidido por el alcalde, se celebre el próximo 20 de noviembre, coincidiendo con el Día Internacional de los Derechos del Niño.

Bilbao obtuvo en octubre de 2015 la calificación de Municipio Aliado de la Infancia y desde entonces se prepara, con la ayuda de UNICEF Comité País Vasco, para lograr el reconocimiento de Ciudad Amiga de la Infancia. Un meta que está hoy un poco más cerca gracias a la colaboración de los niños, niñas y adolescentes de la ciudad.

Recursos

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter